NOVENA AL DIVINO NIÑO

VOLVER

Novena al Niño Jesús

INTRODUCCIÓN
Señal de la cruz

Oración inicial para todos los días
Señor Dios, Rey Omnipotente: en tus manos están puestas todas las cosas. Si quieres salvar a tu pueblo nadie puede resistir a tu voluntad. Tú hiciste el cielo y la tierra y cuanto en ellos se contiene. Tú eres el dueño de todas las cosas. ¿quién podrá pues resistir a tu majestad? Señor, Dios de nuestros padres: ten misericordia de tu pueblo porque los enemigos del alma quieren perdernos y las dificultades que se nos presentan son muy grandes. Tu has dicho "pedid y se os dará. El que pide recibe. Todo lo que pidáis al Padre en Mi Nombre os lo concederá. Pero pedid con fe". Escucha pues, nuestras oraciones. Perdona nuestras culpas. Aleja de nosotros los castigos que merecemos y haz que nuestro llanto se convierta en alegría, para que viviendo alabemos tu santo Nombre y continuemos alabándolo eternamente en el Cielo. Amén.

 

Oración a la Santísima Virgen


Acuérdate, oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que alguno de cuantos han acudido a tu protección e implorando tu socorro, ha sido abandonado de ti. Animados por esta confianza a Ti acudimos y, aunque agobiados bajo el peso de nuestros pecados, nos atrevemos a implorar tu favor, pues eres abogado de los pecadores y auxilio de los cristianos.
No deseches, oh madre de Dios, nuestras humildes súplicas, mas bien, alcánzanos el perdón de nuestros pecados, luz y acierto para hacer una buena confesión de todos ellos, virtud para conservar la gracia de Dios y con tu auxilio, conseguir nuestra eterna salvación.
Y si conviene para el bien de nuestras almas, pedimos los siguientes favores (cada uno pida las gracias que desea), y deseamos que en todo se cumpla la voluntad de Dios. Amén.

Rezar Padre Nuestro, Ave María y Gloria

 

Gozo
Oh Divino Niño
Mi Dios y Señor:
Tú serás el Dueño
de mi corazón

Niño amable de mi vida,
consuelo de los cristianos,
la gracia que necesito
pongo en tus benditas manos.

Oh Divino Niño
Mi Dios y Señor:
Tú serás el Dueño
de mi corazón.

Tú que sabes mis pesares
pues todos te los confío,
da la paz a los turbados
y alivio al corazón mío.

Oh Divino Niño
Mi Dios y Señor:
Tú serás el Dueño
de mi corazón.

Y aunque tu amor no merezco,
no recurriré a ti en vano
pues eres Hijo de Dios
consuelo del cristiano.

Oh Divino Niño y
Mi Dios y Señor:
Tú serás el Dueño
de mi corazón

Acuérdate, oh niño santo,
que jamás se oyó decir
que alguno te haya implorado
sin tu auxilio recibir.

Oh Divino Niño
Mi Dios y Señor:
Tú serás el Dueño
de mi corazón

Por eso con fe y confianza,
humildes y arrepentidos,
llenos de amor y confianza,
tu protección te pedimos.

Oh Divino Niño
Mi Dios y Señor:
Tú serás el Dueño
de mi corazón

 

Oración final al divino niño Jesús

(todos los días)
Acuérdate, oh Dulcísimo Niño Jesús, que has dicho: "Todo lo que queráis pedir pedidlo por los méritos de mis infancia y nada os será negado. Si queréis agradarme confiad en Mi. Si queréis agradarme más, confiad más. Si queréis agradarme inmensamente, confiar inmensamente en Mi. Según sea vuestra fe, así serán las cosas que os sucederán. Nada es imposible para el que tiene fe".
Nosotros queremos confiar inmensamente en Ti. Por los méritos de tu infancia ayúdanos a llevar una vida santa, perdónanos nuestras culpas, líbranos de los castigos que merecemos por nuestros pecados y de todos los peligros para el alma y el cuerpo; concédenos aquellos favores que más estamos necesitando y después de una vida llena de paz, de alegría y de buenas obras llévanos a la gloria del paraíso, donde con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

 

 

Jesús, José y María:
Bendecid nuestros hogares
Jesús, José y María:
Libradnos de todo mal.
Jesús, José y María:
Salvad nuestras almas.
Amén. Aleluya.
Señal de la cruz

 

Día Primero
Leer Lc 1,26-38
Meditación
Práctica: Propagaré la devoción al divino Niño Jesús repartiendo novenas o estampas, consagrando el hogar o hablando de los favores que El me ha concedido.
Rezar los gozos y la oración final


Origen De La Devoción


Se inicia en el Monte Carmelo donde frecuentemente iba el niño Jesus con sus padres y abuelos a pasear y a rezar y los piadosos hombres que allí iban a orar le tomaron gran cariño y luego que el redentor resucitó y ascendió a los cielos, fueron llevando su devoción a todas partes.

Día segundo
Oración inicial para todos los días
Lectura de Lc 1,39-56 La Visitación
Meditación
Práctica:
"por amor a Dios callaré cuando esté de mal genio y rezaré por que me han ofendido".
Rezar Gozos y Oración final de todos los días.

Muchos santos fueron devotos al Divino Niño: Antonio de Padua, Cayetano, Teresa de Jesús, Juan de la cruz y Teresita del Niño Jesús.
Los padres carmelitas y las hermanas carmelitas, siguiendo el ejemplo de sus santos fundadores (Teresa y Juan de la Cruz) se han propuesto propagar donde quiera que llegan la devoción al Milagroso Niño Jesús.

Día tercero
Oración inicial
Lectura de Lc 2 El nacimiento de Jesús
Meditación
Práctica: recordaré algún favor que he recibido de Dios y le daré gracias, y si me es posible lo narrare a alguna persona
Gozos y oración final de todos los días

En el año 1636 Jesús le promete a la venerable Margarita del Santísimo Sacramento "Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia, y tu oración será escuchada".

En Andalucía un religioso carmelita ve al Niño y hace una estatua de su visión. Esta estatua, en el 1556, es obsequiada a una princesa que viaja a Checoslovaquia a casarse.

 

Día cuarto
Oración inicial para todos los días
Lectura de Lc 2,22-35 La presentación
Meditación
Práctica:
" daré alguna limosna que me cueste para el culto en algún templo o para alguna obra religiosa "
Rezar Gozos y Oración final de todos los días

Esta imagen es revestida, más tarde con los lujosos vestidos de su hijito. Al morir la princesa queda la imagen como herencia a los carmelitas. Esta devoción se hace popular en Praga.
Se extiende por toda Europa y después a América.

Día quinto
Oración inicial para todos los días
Lectura de Mt 2,1-13 Los magos visitan al niño Jesús
Meditación
Práctica:
"entraré a un templo y haré una breve visita a Jesús sacramentado"
Rezar Gozos y Oración final de todos los días

Oración al Niño Jesús

Oh Niño Jesús, recurro a Vos y os ruego por vuestra Santísima Madre, me asistáis en esta necesidad (se expresa lo que se desea), porque creo firmemente que vuestra divinidad puede socorrerme.
Espero con confianza obtener vuestra santa gracia; me arrepiento sinceramente de mis pecados y os suplico oh Mi Buen Jesús, me deis fuerzas para triunfar de ellos. Os amo con todo mi corazón y con toda la fuerza de mi alma. Por vuestro amor, amaré a mi prójimo como a mi mismo.

 

Día sexto
Oración inicial para todos los días
Lectura de Lc 2,41-52 El niño Jesús en el templo
Meditación
Práctica:
"tendré para con mis familiares o los que viven en mi casa, algún detalle que les demuestre mi simpatía y mi aprecio".
Rezar Gozos y Oración final de todos los días

Día séptimo
Oración inicial para todos los días
Lectura de Mt 25,31-46 El juicio final
Meditación
Práctica:
"haré un acto de fe pensando en mi corazón: todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Todo es posible para quien tiene fe".
Rezar Gozos y Oración final de todos los días

Día octavo
Oración inicial para todos los días
Lectura de Lc 16,19-31
Meditación
Práctica:
"apartaré ropas en muy buen estado o alimentos para los pobres y a la primera ocasión visitaré una familia necesitada o algún enfermo".
Rezar Gozos y Oración final de todos los días

Día noveno
Oración inicial para todos los días
Lectura de Jn 1,1-18 El Hijo de Dios
Meditación
Práctica:
"pediré perdón a Dios por mis pecados y haré el propósito de enmendarme de aquella falta que más cometo".
Rezar Gozos y Oración final de todos los días