"EL PADRE NO JUZGA A NADIE, SINO QUE HA ENTREGADO AL HIJO TODA POTESTAD DE JUZGAR, PARA QUE TODOS HONREN AL HIJO COMO HONRAN AL PADRE. EL QUE NO HONRA AL HIJO NO HONRA AL PADRE QUE LO ENVIĶ."

S. JUAN  5, 22-23